Pescaíto & chips

Londres visto por una española a la que le encantaría ser inglesa, pero luego no le sale porque nació en el Mediterráneo

English Breakfast

 

Huevos fritos o revueltos, las onmipresentes beans, patatas fritas o asadas, tomate, champiñón, tostadas, salchichas, morcilla… Todo regado con o, para qué andarse con tonterías, una buena pinta.

La verdad, desconozco si el común de los ingleses se zampa semejante monstruosidad cada mañana, aunque imagino que no, porque si así fuera no podrían ni salir de casa y sería un país de gordos como globos inflados de colesterol. Que tampoco es el caso.

Digo yo que este será el desayuno de los obreros. En las oficinas, las chicas sacan su bol de cereales con leche como en todas las oficinas y se toman su tiempo para desayunar mientras miran sus cosas en internet, escaqueándose del trabajo durante la primera media horita como es debido. Y luego ya en las casas depende del grado de excentricidad de cada cual, que los ingleses son muy suyos para eso.

En fin, una de las cosas que echaba de menos en Londres era el desayuno “continental”. Poder tomarme un café con leche acompañado de sus tostaditas y su zumo de naranja. Pues bien, no se encuentra fácilmente. Lo más parecido que yo me regalaba los domingos era el delicioso latte tamaño industrial del Costa con un sándwich mixto un tanto plastificado y un zumo de bote. Eso sí, el latte me dejaba casi tan aturdida como un buen English Breakfast. Que, por cierto, sabe a gloria en una mañanita de resaca.

Igual será por eso que para los British es un “must”.

Anuncios

Navegación en la entrada única

2 pensamientos en “English Breakfast

  1. Nunca (es decir, Never) podría yo desayunar ese platazo de la fotografía, Paloma. Moriría asfixiado. Prefiero los cereales, o una mini-ensalada de frutas en veranito. Aunque es cierto eso que apuntas al final del artículo: cada año, el uno de enero, pocos minutos después de levantarme y comprobar que sigo vivo a pesar de todo, me pongo ciego a camarones y tostas de salmón ahumado.

    En fin, creo que podría ser transigente en lo que se refiere a los huevos fritos (de codorniz, claro, que son más canijos); pero alubias por la mañana no, chiquilla… Que no.

  2. Ay qué fino, Antonio! Pues yo de vez en cuando… me encanta. Es más, ahora en Madrid a veces me voy al Vip´s y me doy un homenaje (pero ya hace las veces de brunch, eso sí).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: